Bolas Chinas

¿Qué son las bolas chinas? ¿Cómo elegir las mejores bolas chinas? ¿Cuánto tiempo se deben llevar puestas? ¿Se deben usar durante el embarazo? ¿y durante la menstruación? ¿y en caso de sufrir un prolapso?

Vamos a intentar resolver todas tus dudas sobre el uso y eficacia de las bolas chinas.

Lo primero que vamos a explicar es que las bolas chinas no son una herramienta que proporcione placer, al menos, no placer sexual directo.

¿Por qué no producen excitación las bolas chinas al llevarlas colocadas?

Tan simple como porque la vagina carece de terminaciones nerviosas, excepto en su parte más externa, con lo cual, si están colocadas, es muy excepcional que produzcan placer.

Cada mujer es un mundo, cada problema de suelo pélvico es único y puede tener causas y circunstancias diferentes que requieran tratamientos únicos y diferentes, por eso, siempre te aconsejamos que acudas a un especialista y que confíes en él para encontrar un diagnóstico acertado y tu tratamiento personalizado.

Una vez dicho esto, veamos en qué consiste el funcionamiento de las bolas chinas y porqué son eficaces en el fortalecimiento del suelo pélvico.

Las llamadas bolas chinas, bolas de geisha o Ben Wa, que, a pesar de su nombre, no tienen su origen realmente en China, sino en Japón, aunque no hay evidencias fiables, son un mecanismo formado normalmente por una o dos bolas, unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene cuando, al llevarlas colocadas, la mujer camina o está simplemente en movimiento.

Cómo funcionan las bolas chinas

La vibración que produce el choque de la bolita interior de la bolas chinas contra las paredes de la vagina provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular.

No es más eficaz usar dos o más bolas chinas al mismo tiempo, incluso puede resultar molesto en las mujeres con el cuello del útero más bajo.

La eficacia de las bolas chinas para mejorar el tono muscular se basa, por tanto, tal y como acabamos de explicar, en dos conceptos:

Una pequeña bolita en su interior que choca contra las paredes de la vagina cuando las usamos, que puedes llegar a sentir o no.

El movimiento, que es necesario que hagamos, para que esa bolita se mueva y choque contra las paredes.

Para que el uso de bolas chinas sea efectivo es imprescindible moverse (pasear, caminar, etc.) al llevarlas colocadas, para que la bolita de su interior se mueva y choque contra las paredes de la vagina provocando su contracción involuntaria.

De nada te servirá ponerte unas bolas chinas y tumbarte en el sofá o sentarte a trabajar enfrente del ordenador.

Las bolas chinas trabajan el tono de los músculos del suelo pélvico

El tono muscular sería la ligera tensión involuntaria e inconsciente que tiene un músculo estando en reposo, mientras que la fuerza sería la capacidad que tiene ese músculo de vencer una determinada resistencia contrayéndose de manera voluntaria y consciente.

Una persona puede ser muy fuerte y estar muy poco tonificada o al contrario.

Pues lo mismo pasa con los músculos del suelo pélvico. Puede tener mucha fuerza en esos músculos cuando se contraen voluntariamente, pero cuando son requeridos por el cuerpo para realizar una función inconsciente e involuntaria puede que no tengan el tono adecuado para realizar esa función correctamente.

Así, cuando estornuda, tose o corre los músculos del suelo pélvico no tienen la suficiente tonicidad como para retener inconscientemente la orina en la vejiga y evitar escapes. Dicho de otra manera, incontinencia de esfuerzo.

Cuando hago ejercicios de Kegel estoy contrayendo consciente y voluntariamente mis músculos del suelo pélvico, por lo tanto, estoy entrenando la fuerza de esos músculos.

Cómo fortalecer el suelo pélvico con bolas chinas

Si además de llevar puestas unas bolas chinas, practico ejercicios de Kegel o contracciones voluntarias del suelo pélvico estaré no sólo entrenando el tono, sino también la fuerza de esta musculatura.

Beneficios de las bolas chinas

Parece demostrado es que el uso continuado de bolas chinas por parte de mujeres adultas y sanas ayuda en gran medida a:

  • Mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico.
  • Aumentar la irrigación sanguínea.
  • Mejorar la lubricación natural de la vagina.

De esta manera, con su uso continuado en el tiempo, lograremos una mejoría considerable en la calidad de las relaciones sexuales.

Hablando claro: orgasmos más largos e intensos y recuperación de la sensibilidad sexual cuando, por ejemplo, la hemos perdido tras un parto largo o traumático con fórceps, episiotomía, etc.

Así mismo, un suelo pélvico tonificado y fortalecido ayudará a evitar incontinencias urinarias y disminuir en algunos casos el riesgo de prolapso.

Las mejores bolas chinas: cómo elegir las bolas chinas

Las mejores bolas chinas son aquéllas que mejor se adaptan a tu cuerpo y a tus necesidades concretas.

Como hemos comentado hasta ahora, en principio, cualquier mujer adulta sana y con un mínimo de fuerza en su suelo pélvico podría usar unas bolas chinas.

Pero, ¿qué tengo que tener en cuenta para decidirme por unas bolas chinas u otras?

Para vuestra facilidad, tenemos una cuidada selección de bolas chinas en la tienda online

La medida “normal”, la más habitual, está en torno a los 35 mm. aunque podemos encontrar modelos más pequeños pensados para mujeres que no han dado a luz o que les resulten más cómodas estas más pequeñas.

En cualquier caso, lo importante es que las bolas chinas se mantengan colocadas, no se salgan de la vagina, para que su vibración se transmita a las paredes de la vagina.

Materiales de las bolas chinas

Siendo para un uso tan íntimo qué menos que preocuparnos un poco por qué materiales se están utilizando en la fabricación de tus bolas chinas.

La silicona o el ABS/PC de grado médico, usados especialmente por su carácter hipoalergénico, están ganando terreno ya que suponen una gran garantía de higiene y de que no van a provocar irritaciones ni alteraciones dermatológicas.

Intenta evitar los materiales porosos, el plástico lo es, que pueden contener bacterias.

Presta atención al material del cordón que no sea de hilo, por la misma razón.

Por otra parte, es muy importante informarse de la presencia de ftalatos (DEHP free) o cualquier otro componente tóxico o irritativo entre los materiales de fabricación de nuestras bolas chinas.

Todos los productos que tienes disponibles en nuestra tienda online poseen el certificado de calidad europeo CE que obliga a los fabricantes a pasar unos estrictos controles de seguridad y calidad y a ofrecer al cliente dos años de garantía.

Bolas chinas en la prevención de disfunciones del suelo pélvico

Como terapia preventiva antes de que aparezcan los primeros síntomas de disfunciones (incontinencias, prolapso, etc.) en aquellas mujeres sanas que quieren fortalecer su suelo pélvico porque se encuentren o vayan a entrar en un grupo de riesgo:

Ante la planificación de un embarazo.

Tras uno o varios partos, sobre todo si han sido traumáticos largos, múltiples y complejos. Por supuesto, una vez superada la cuarentena.

Mujeres con sobrepeso u obesidad.

En la menopausia para prevenir la aparición de prolapsos.

Mujeres adultas de cualquier edad que practican habitualmente deportes hipopresivos o de impacto (aerobic, running, tenis, etc.).

Cantantes.

Estreñimiento crónico.

Mujeres que habitualmente deben cargar peso.

Tratamiento coadyuvante antes y después de una cirugía genitourinaria o pélvica siempre que se respeten los plazos que nos prescriba nuestro especialista. Normalmente debe esperarse unas seis semanas tras una cirugía pélvica.

Bolas chinas para la incontinencia y otras disfunciones del suelo pélvico

Como terapia de mejoría de los siguientes síntomas y siempre que se haya consultado previamente con un especialista:

Incontinencia urinaria de esfuerzo.

Incontinencia urinaria mixta.

Fortalecimiento del suelo pélvico tras el parto, una vez superada la cuarentena.

Tratamiento de disfunciones sexuales (falta de sensibilidad, disminución de la intensidad del orgasmo) provocadas por la debilidad de los músculos del suelo pélvico.

Bolas chinas durante el embarazo

En general, ningún fabricante que conozcamos recomienda el uso de bolas chinas durante el embarazo.

Bolas chinas en el postparto

Durante la cuarentena y en las primeras semanas de recuperación postparto se debe evitar el uso de bolas chinas.

Debemos esperar hasta que nuestro ginecólogo nos dé vía libre para poder comenzar a usar estos dispositivos.

Bolas chinas durante la menstruación

Durante la menstruación, junto con tampones absorbentes, no se deben usar las bolas chinas.

Bolas chinas en caso de prolapso

En caso de que sospeches que tienes un prolapso o ya te lo hayan diagnosticado, por norma general, el uso de bolas chinas no está recomendado.

Modo de Uso:

La bola china debe quedar insertadas aproximadamente en el sitio donde se colocaría un tampón, procurando que el cordón sobresalga ligeramente de la vagina para facilitar su extracción.

Se recomienda el uso de un poco de lubricante de base acuosa, nunca a base de silicona, para hacer más cómoda su inserción.

Para facilitar la inserción puedes usar también el gel hidratante Intimo que no es exactamente un lubricante, sino un hidratante que evita que queden demasiado resbaladizas y no se mantengan en su sitio.

Una vez colocadas, es imprescindible ponerte de pie y comenzar a andar y a moverte.

La gravedad y tus músculos harán todo el trabajo.

Cuánto tiempo se usan las bolas chinas

Normalmente, se suele empezar por 10-15 minutos diarios, si puedes lograr mantenerlas en su sitio, para ir aumentando progresivamente hasta llegar a dos o tres horas diarias.

Más no es necesario y además podría no ser tan beneficioso.

Si no eres capaz de mantenerlas en su sitio, puedes volver a colocarlas las veces que sea necesario o incluso usarlas tumbada e intentar contraer los músculos del suelo pélvico para evitar que salgan mientras tiras del cordón de extracción como una manera de empezar a ejercitar tu suelo pélvico.

Lo ideal, en casos de tanta debilidad muscular que te resulte imposible mantener una sola bola colocada, es que comiences con una rutina de ejercicios de Kegel.

Los beneficios que aporta el uso de bolas chinas se consiguen “tan sólo” llevándolas puestas o, en el caso de las menos afortunadas, “intentando” mantenerlas colocadas.

Si además de llevarlas puestas, realizamos una rutina de ejercicios de Kegel, estaremos no sólo aumentando la tonicidad, sino también la fuerza de nuestros músculos de suelo pélvico:

  • Contrae y eleva
  • Mantén la contracción
  • Suelta la contracción
  • Descansa y relaja

Efecto de las bolas chinas: Cuándo comenzaré a notar resultados

En general, los músculos del suelo pélvico son bastante agradecidos y en cuanto comenzamos a trabajarlos con cierta continuidad sus beneficios llegan muy rápidamente.

Siempre que seas constante en tu rutina de llevar tus bolas chinas unos 15-30 minutos diarios, deberías empezar a notar sus beneficios en menos de un mes.

Limpieza y mantenimiento de las bolas chinas

Hay que tener en cuenta que vamos a usar las bolas chinas en nuestra vagina, con lo cual, es fundamental mantener una estricta higiene antes y después de cada uso.

Normalmente, para la limpieza de los dispositivos de uso íntimo como las bolas chinas basta con un poco de agua tibia y jabón neutro antes y después de su uso.

Intenta evitar el uso de sustancias con alcohol, acetona o gasolina para limpiar las bolas chinas ya que podrían alterar su composición.

En cualquier caso, lee detenidamente las recomendaciones que cada fabricante hace al respecto de sus productos.

Los fabricantes suelen recomendar que las conservemos en una bolsita de tela que las mantenga alejadas del polvo y la suciedad.